Inicio > Delegación, Factor Humano, General, Liderazgo > A los jefes (“tips” de un empleado para que su jefe sea un gran jefe)

A los jefes (“tips” de un empleado para que su jefe sea un gran jefe)

miércoles, 2 de febrero de 2011

Nunca me dé el trabajo por la mañana, hágalo después de las 4:00 de la tarde. Siempre es gratificante contar con el reto de trabajar bajo presión.

Si es algo urgente, por favor interrúmpame cada 10 minutos para saber cómo voy. Eso sí ayuda. O mejor aún, espíe sobre mi hombro, señalándome cada vez que doy un dedazo en la computadora.

Siempre salga de la oficina sin decirme dónde va. Eso me brinda la oportunidad de estimular mi creatividad cada vez que alguien pregunta por usted.

Si mis manos están llenas de papeles, cajas, libros, etc, ¡no me abra la puerta! Necesito aprender a funcionar bien en caso de que quede parapléjico, y abrir las puertas sin ayuda es un excelente entrenamiento.

Si me da más de una misión por cumplir, no me diga cuál es la prioridad. Soy psíquico.

Haga hasta lo imposible por mantenerme en la oficina hasta tarde. Me encanta estar aquí y en realidad no tengo donde ir ni nada más que hacer que no sea mi trabajo. No tengo vida propia.

Si mi desempeño le satisface, manténgalo en secreto. Si se sabe, podría ser causante de un ascenso. Además, si no lo sé, me seguiré esforzando para que así sea.

Si no le satisface mi trabajo, hágaselo saber a todo el mundo; me encanta que mi nombre sea el más mentado en las conversaciones. Pero no me lo diga a mí: podría herir mis sentimientos.

Si tiene instrucciones especiales para la realización de algún trabajo, no me las escriba. De hecho ni siquiera las mencione hasta que ya casi haya terminado el trabajo. ¿Qué necesidad hay de confundirme con información inútil?

Nunca presente a la gente con la que está. No tengo derecho a saber nada. En la cadena alimenticia de la empresa yo sólo soy el “Plancton”. Cuando usted haga una referencia a esas personas en el futuro, yo utilizaré mis poderes psíquicos para saber de quién me habla.

Sea agradable conmigo solamente cuando en el trabajo que estoy realizando esté en juego su vida, o bien, si un mal resultado pudiera enviarlo directamente al infierno de los jefes.

Dígame todos sus pequeños problemas. Nadie más los tiene y es bueno saber que alguien es menos afortunado que uno. En especial disfruto la historia en la que me explica la enorme cantidad de impuestos que tiene que pagar cada vez que le dan un mega bono por ser un gran jefe.

Espere a que venga mi revisión anual de desempeño para entonces decirme cuál debió haber sido mi objetivo principal.

Califique mi desempeño como mediocre y deme un aumento basado en la inflación.

Share

Delegación, Factor Humano, General, Liderazgo , , , , ,

  1. miércoles, 2 de febrero de 2011 a las 15:26 | #1

    Muy bueno, he conocido muchísimos “jefes” con el perfil antes descrito.

    La forma de mantener cautivo al recurso humano, en algunas organizaciones, es hacerle sentir inútil, para que este se sienta agradecido de la oportunidad que le brindan, aún con sus grandes imperfecciones y ni siquiera se le ocurra buscar en otro lugar o emprender su autogestión porque estará destinado a fracasar.

    Es necesario tener un equilibrio, un “Gerente” debe ser organizado, saber comunicar y transmitir información de manera efectiva y comprobar que el mensaje llegó sin distorsión. Debe lograr que el colaborador se sienta comprometido con los objetivos y la cultura de la empresa por convicción y no por coacción. Deben recordar que tienen colaboradores y no esclavos!!

    Colaboradores: Sean responsables, comprometidos y profesionales, sin dejarse esclavizar.

    “Quienes son capaces de renunciar a la libertad esencial a cambio de una pequeña seguridad transitoria, no son merecedores ni de la libertad ni de la seguridad.” Benjamín Franklin

  2. M@rce
    jueves, 3 de febrero de 2011 a las 11:16 | #2

    Evidentemente no debe ser así en todos los ambientes de trabajo, dependerá de muchos factores. Agregaría un “tip” más que además sería el último de la lista: Si algún solicito la renuncia, no me preguntes “por que no me dijiste antes que estabas (o te sentías) desconforme?”.
    Saludos.

  3. jueves, 24 de marzo de 2011 a las 14:23 | #3

    COMENTADO EN LINKEDIN

    Excelente!

    Pablo Altamira (Grupo Instituto PYME)

  4. jueves, 24 de marzo de 2011 a las 14:34 | #4

    COMENTADO EN LINKEDIN.

    EXCELENTE

    Susana Vazquez (Grupo UBA Universidad de Buenos Aires Alumni)

  5. jueves, 24 de marzo de 2011 a las 14:39 | #5

    COMENTADO EN LINKEDIN.

    Muy bueno, de hecho lo reenvié con una nota “Yo no tuve jefes así”.
    Gracias
    No desees un jefe nuevo que el que tienes ya es bastante malo.

    Luis González Isassi (Grupo Learning 2.0)

  6. jueves, 24 de marzo de 2011 a las 14:43 | #6

    COMENTADO EN LINKEDIN.

    Muy bueno!!! jeje Cuánta realidad madre mía…!!! jeje

    Maribel García (Grupo Humannova Liderazgo e Innovación)

  7. jueves, 24 de marzo de 2011 a las 14:45 | #7

    COMENTADO EN LINKEDIN.

    Excelente artículo Mariano.

    Saludos

    Jorge Lazcano (Grupo Mundo Laboral y RH en los países Ibero Parlantes)

Comentarios cerrados.