El Silencio

jueves, 14 de abril de 2011

Por Mariano Ramos Mejía

Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio. (Proverbio hindú)

Si se os pregunta: “¿Qué es el silencio?” Responded: “La primera piedra del templo de la filosofía” (Pitágoras)

En la sociedad en que vivimos, el silencio nos asusta: pareciera que tenemos que llenarlo de sonidos, de palabras, de ruidos. Ocultarlo. Olvidarnos de que detrás de todo el sonido sigue estando su presencia inconmovible.

La música, por ejemplo, necesita del silencio para tener sentido. La pausa, el espacio del silencio le dan profundidad, volumen y permiten personalizar una interpretación. Pueden ser las mismas notas, pero la diferencia está en el detalle, en la extensión del silencio.

Lo mismo ocurre con la escritura, pero aquí el silencio está señalado con los signos de puntuación: una coma, un punto aparte, unos puntos suspensivos, sugiriendo pausas, silencios y reflexiones.

En la meditación, el silencio es imprescindible para encontrarse a uno mismo, dándose la paradoja que uno puede encontrarse a sí mismo aún dentro del mas violento de los ruidos.

Pero tememos al silencio. Cuando en un concierto la gente escucha Mozart, por ejemplo, sonríe y se mueve con la música, pero con un compositor contemporáneo que utiliza notas aisladas y silencios, se siente intranquilo, y comienzan las toses y distintas (extrañas) onomatopeyas. ¿Es preferible para la gente escuchar sus extraños sonidos que soportar el silencio?

Si el profesor permanece en silencio, los alumnos comienzan a sentir inquietud. ¿Qué es lo que está pasando? ¿porqué no me siguen diciendo lo que tengo que hacer? (que es más fácil que tener que decidirlo por mí mismo).

Encontremos al silencio como pausa para crecer, para meditar, para encontrar caminos. Si no tenemos nada que decir, simplemente como espacio de descanso.

Para dejarlos pensando (en silencio) sobre el tema, les dejo cómo música de fondo un video con la obra de John Cage:  4´33. Que lo disfuten.

 

(Cariñosamente dedicado a mis alumnos del Seminario de Integración y Aplicación – Carrera de Contador Público – Facultad de Ciencias Económicas – UBA – Abril 2011)

Share

Creatividad, Estrategia, Factor Humano, General, Grageas Creativas , , , ,

  1. María Paz
    jueves, 14 de abril de 2011 a las 14:03 | #1

    Muy lindo regalo

  2. jueves, 14 de abril de 2011 a las 14:41 | #2

    Gracias Paz, me encanta que te haya gustado!!

  3. jueves, 14 de abril de 2011 a las 17:53 | #3

    COMENTADO EN LINKEDIN

    ¡Que linda la reflexión! Estoy de acuerdo. La gente le tiene pánico al silencio. Tan satisfactorio que es meditar en el mismo, dejar la mente ir, escucharse, desconectar. Simplemente disfrutarlo. Gracias por compartirlo con nosotros.

    Un saludo,

    Marysel García – Grupo Instituto PYME

  4. domingo, 17 de abril de 2011 a las 20:08 | #4

    COMENTADO EN LINKEDIN

    En un siglo donde se privilegia la alteridad, encontrarse consigo mismo por medio del silencio produce pánico. Es que el ocio, entendido como la reflexión sobre la creación y el Creador (no el descanso ni la diversión) que propone toda la filosofía clásica como la actividad más noble del hombre, ha caído en descrédito.
    Karlos Irigaray – Grupo Oportunidades de Capacitación en la Argentina

  5. domingo, 17 de abril de 2011 a las 20:13 | #5

    COMENTADO EN LINKEDIN

    Excelente… gracias por compartir.. Vengo leyendo el Poder del Ahora.. con un mensaje similar…
    un saludo.
    Yuri Gómez – Grupo Humannova | Liderazgo e Innovación

  6. domingo, 17 de abril de 2011 a las 20:14 | #6

    COMENTADO EN LINKEDIN

    Mariano, profundo mensaje. Me recuerda las enseñanzas de Osho sobre meditación. El estado de no mente. Gracias por compartirlo. Saludos,

    Jorge Skrainka – Grupo Humannova | Liderazgo e Innovación

  7. domingo, 17 de abril de 2011 a las 20:23 | #7

    COMENTADO EN LINKEDIN

    Maravillosa reflexion sobre el silencio..
    —.me gustaria agregar, que quienes solemos tener una actitud contemplativa ante ciertos hechos y valoramos el permancer en silencio ya sea en nuestras casas (sin tele, ni telef, etc), o durante una caminata por el parque, logramos conectarnos con nuestro interior, con nuestro SER. Lo que supuestamente se dice es estar desconectado de todo, yo prefiero decir, que me conecto con mi SER, con mi escencia….y eso a que lleva? …, lleva al autoconocimiento….y es el camino a la vedadera Felicidad.
    Como decia un cantante Pop Americano, escuchemos “el sonido del silencio”
    Lucila Guttman – Grupo UBA Facultad de Ciencias Económicas

  8. martes, 19 de abril de 2011 a las 18:22 | #8

    Muy bueno!
    ¿Qué necesita el sonido para ser escuchado?
    El trasfondo del silencio, que es de dónde surge y hacia dónde vuelve el sonido.
    ¿Qué necesita el movimiento para ser percibido? La quietud, su origen y destino.
    Volvamos a la quietud de nuestro espacio interior para desde allí hacer sonar nuestro actuar con las más bellas melodías, inspiradas del silencio de la profundidad de nuestro Ser!

  9. Laura
    miércoles, 20 de abril de 2011 a las 09:06 | #9

    Muy bueno!

  10. Enrique Arce
    miércoles, 6 de junio de 2012 a las 21:12 | #10

    El silencio; muerte de las palabras. Tenemos que emitir palabras como si ésto fuera una exigencia. El parloteo no nos deja concentrarnos; entrar en el ámbito del ‘sí mismo’. fuente desde donde se moldea el discernimiento. Aprender a callar es una sabiduría.

  11. marcia
    sábado, 9 de junio de 2012 a las 13:10 | #11

    Translúcido silencio
    me queda
    para seguir andando.
    Marcia Ottaviani.

Comentarios cerrados.