Inicio > Costos, Factor Humano > La Sinfonía de los Costos del Factor Humano – 1. Preludio (5° entrega)

La Sinfonía de los Costos del Factor Humano – 1. Preludio (5° entrega)

Martes, 28 de Diciembre de 2010

Por: Héctor A. Faga

En la entrega anterior hemos visto las características personales que en términos generales se presentan en forma más pronunciada en hombres y mujeres.

Hoy vamos a trabajar la temática de los caracteres humanos básicos que forman parte de la caracterología tanto de hombres como de mujeres.

Para ello trabajaremos con la clasificación realizada por René Le Senne a mediados del siglo pasado.

Le Senne establece tres factores primarios cuya combinación determinan ocho tipos caracterológicos aplicables a todas las personas.

Los tres factores son:

1. Emotividad

Definida como la aptitud de ser conmovidos por sucesos cuya importancia es mínima.

Desde esta perspectiva, las personas pueden ser calificadas como Emotivas o No emotivas.

  • Emotivas (E): Se turban y conmueven fácilmente ante una débil excitación.
  • No emotivas (nE): Difícilmente se conmueven, tienen reacciones poco violentas. Son reposadas, tranquilas, frías, de humor constante y poco llevadas al llanto.

2. Actividad

Es una disposición congénita que empuja a la acción y que según la velocidad de la respuesta y el uso de la energía puesta a disposición, las personas se califican como Activas o No activas.

  • Activas (A): Está ordinariamente ocupadas, son tenaces, ejecutan proyectos, son decididos y realizadores.
  • No activo (nA): Prefieren el sillón a las largas caminatas o ejercicios. Son irregulares en su trabajo, se fatigan fácilmente, tardan en recuperarse, se desalientan con facilidad, son pasivos.

3. Resonancia de las representaciones

Es el efecto, tanto presente como futuro, que una representación (un hecho) produce en una persona y la reacción de ésta ante el mismo.

Sobre esta base las personas se clasifican en Primarias y Secundarias.

  • Primarias (P): La reacción es inmediata, viva y superficial. Todo termina rápido y se olvida el acontecimiento.
  • Secundarias (S): La reacción es retardada, inhibida. Hay una tendencia a guardar, conservar y alimentar los sentimientos (por ejemplo: la venganza). Lo sucedido sigue “resonando”, “repercutiendo” mucho tiempo después de que las cosas pasaron.

La combinación de estos tres factores determina los siguientes ocho caracteres humanos básicos:

1. Colérico: EAP (Emotivo, Activo, Primario)

Valor dominante: La acción

Comportamiento general: Habitualmente exuberante, móvil, de buen humor, muy extravertido, impulsivo, turbulento, inestable.

Trabajo: Es capaz de iniciativas, rápido en el trabajo, quiere acertar pero sin perseverancia en sus esfuerzos.

2. Pasional: EAS (Emotivo, Activo, Secundario)

Valor dominante: La obra a realizar.

Comportamiento general: Habitualmente reservado, reflexivo. Reacciona fuertemente pero se domina. Tiene mucho amor propio. Es autoritario, le gusta mandar. Mucha voluntad e independencia.

Trabajo: Gran trabajador. Ordinariamente ocupado. Muy tenaz en la ejecución de sus proyectos.

3. Nervioso: EnAP (Emotivo, No Activo, Primario)

Valor dominante: La diversión.

Comportamiento general: Inestable, cambiante, sentimientos muy abundantes, las emociones no dejan huella duradera en él. Le gustan las diversiones. Se mueve mucho. Es presumido.

Trabajo: Irregular. Discontinuo. Depende del medio donde se encuentra y de los movimientos de la emotividad.

4. Sentimental: EnAS (Emotivo, No Activo, Secundario)

Valor dominante: La intimidad.

Comportamiento general: Muy sensible a toda clase de emociones. Sentimientos profundos que se manifiestan muy poco exteriormente. Sus reacciones se concretan en el fondo del alma. Reservado, tranquilo, lento en sus movimientos. Soñador, indeciso, serio, melancólico.

Trabajo: Es trabajador, estudioso, aplicado. Le falta resistencia, se desanima fácilmente con las dificultades.

5. Sanguíneo: nEAP (No Emotivo. Activo, Primario)

Valor dominante: El éxito social.

Comportamiento general: Es el “Vividor de la existencia”. Extrovertido. Ávido de distracción. Optimista. Alegre. Conversador. Ameno y chistoso. Amigo de las fiestas, del ruido, de la “buena vida”.

Trabajo: Irregular. Activo pero inconstante. En sus ocupaciones prefiere lo agradable, llamativo. Ama la libertad. Sigue el interés del momento. Le falta ambición.

6. Flemático: nEAS (No Emotivo. Activo, Secundario)

Valor dominante: La ley.

Comportamiento general: Personalidad muy estructurada. Habitualmente calmo, pausado, de humor siempre igual. Dueño de sí, prudente. Poco entusiasta. Poco hablador. Honrado. Ahorrativo.

Trabajo: Gran capacidad de trabajo pero sin tensión. Ordenado, regular, organizador objetivo y realista; aplicado al trabajo y tenaz.

7. Amorfo nEnAP (No Emotivo, No Activo, Primario)

Valor dominante: El placer.

Comportamiento general: Exteriormente sin expresión. Reacciones débiles. Actitud de pasividad, de indiferencia. Vive el momento presente.

Trabajo: Rehuye el trabajo personal. Se cansa pronto. Perezoso, inconstante. Hace solo lo obligatorio y si se lo exige la autoridad. Su rendimiento es débil y se desalienta con facilidad.

8. Apático: nEnAS (No Emotivo, No Activo, Secundario)

Valor dominante: La tranquilidad.

Comportamiento general: Habitualmente cerrado. No manifiesta exteriormente ni sus alegrías ni sus penas. Prefiere la soledad. Sin energía. Un mínimo de expresividad. Actitud fría. Vive en sí, para sí.

Trabajo: Poca disposición para el trabajo. Se desanima fácilmente, rendimiento débil. “Cumple”, pero sin convicciones.

De este modo, tenemos un patrón adicional para conocer a nuestro personal.

Hasta la próxima.

Héctor.

Para ver los post anteriores de esta serie:

La Sinfonía de los Costos del Factor Humano – 1. Preludio.

La Sinfonía de los Costos del Factor Humano – 1. Preludio (2ª entrega).

La Sinfonía de los Costos del Factor Humano – 1. Preludio (3ª entrega).

La Sinfonía de los Costos del Factor Humano – 1. Preludio (4ª entrega).

Share

Costos, Factor Humano , , , ,

  1. Ainhoa
    Domingo, 18 de Diciembre de 2011 a las 23:06 | #1

    Hola. Me ha parecido muy interesante su publicación sobre los distintos tipos de personalidad. Soy una estudiante de enfermería de primer curso, y tengo una asignatura llamada psicología, en el que estamos tratando precisamente este tema. El caso es que nos han mandado que traigamos ejemplos de un tipo determinado, y yo elegí el apático (no emotivo, no activo y secundario). No se me ocurre ningún ejemplo y buscando por internet tampoco encuentro nada. Le agradecería que me pudiera decir algún ejemplo histórico, también puede ser algún actor.
    Muchas gracias de antemano. Un saludo!

  2. hacheaefe
    Lunes, 19 de Diciembre de 2011 a las 20:41 | #2

    Hola Ainhoa. Es bastante difícil encontrar ejemplos históricos de este tipo de personalidad porque precisamente por ser como son, suelen no destacarse y permanecen anónimos dentro de la masa. Cuando se destacan, por lo general lo hacen porque heredan una situación o porque su apellido (“la cuna”) les otorga alguna visibilidad que por sí solos no consiguen. Dentro de la historia argentina podrías investigar un poco más, para ver si responden al perfil, a:
    1. El ex-presidente provisional José María Guido, quien llegó al poder después de haber sido derrocado el Presidente Arturo Frondizi.
    2. El ex-presidente Fernando de la Rúa, quien pareciera acercarse bastante al perfil (creo que puede estar entre amorfo y apático).
    Podrías investigar también la personalidad de Luis XV, Rey de Francia hacia 1710.
    Otro ejemplar que podrías analizar es Homero Simpson, personaje de historieta creado por Matt Groening, a quien seguramente has visto alguna vez. No sé si Homero se adecua exactamente al perfil, pero habría que verlo.
    Actores no se me ocurren. Precisamente, la actuación no es para los apáticos, por eso es difícil también ubicar a alguien en este ámbito.
    Hay una publicidad televisiva de varios amigos que están charlando sobre hacer cosas, y uno de ellos, sentado en un sillón, siempre le encuentra un “pero” a todo. Lo interesante del aviso es que esa persona va envejeciendo cada vez que se opone a algo. ¿Lo viste? Tal vez te sirva para ejemplificar el tema.
    Haceme saber si estas indicaciones te sirvieron y contame luego cómo te fue en sicología. Te mando un afectuoso saludo. Héctor.

Comentarios cerrados.